Otro fin de semana en Oxford

No me canso de Oxford. Estar allí es como estar en otro mundo: atemporal, autocontenido, apasionante e intelectualmente estimulante. Y ni siquiera necesitas ser un estudiante o asistir a una conferencia para sentirlo. El domingo 4 de octubre lo visité con mi esposa, mi hijo y mis suegros.

Los llevé al college en el que estudié y a otros, disfrutando de su arquitectura y jardines, maravillado por la increíble cantidad de eventos culturales (principalmente conciertos y conferencias, aunque no tanto arte) que hay para ser un lugar tan pequeño. Para finalizar con una nota familiar, cenamos en Brown’s, un clásico favorito mío, y compramos un par de recuerdos (me pregunto si parezco más un turista o un fanfarrón pretencioso cuando me pongo mi suéter de Oxford … pero me importa muy poco) antes de coger el tren de regreso a Londres.

Sé que mis suegros y mi esposa disfrutaron de la visita. Pero cuando le pregunté a mi hijo si le había inspirado a estudiar allí, a pesar de que todavía le quedan unos cuantos años por delante antes de comenzar la universidad, me dio una respuesta inesperada: “papá, esto parece demasiado viejo, creo que prefiero el MIT” . Supongo que me vale. Ventajas de ser ex-alumno de ambos 😉

Leave a Reply