Evitando intrusión gubernamental en mi reciente viaje a EE. UU.

Del 18 al 23 de febrero viajé a Orlando, Florida (EE. UU.) por la feria HIMSS. Por mucho que he disfrutado de la magia de los parques de Orlando en el pasado, este ha sido un viaje exclusivamente de negocios. Soy un ciudadano de la UE (España) que vive en el Reino Unido, y tomé un vuelo directo de Londres a Orlando. Recientemente he renovado mi pasaporte y la ESTA, por lo que debería ser capaz de entrar en los EE. UU. sin problema, ¿verdad?. Ese ha sido el caso docenas de veces en el pasado. Pero el presente es diferente.

Cuando solicité la renovación de mi ESTA, noté un nuevo campo en el formulario de solicitud: medios sociales. Era un campo opcional, y obviamente, consistente con mi feroz creencia y defensa de la privacidad, me negué a divulgar tal información. Pero tomé nota: la intrusión del gobierno va en aumento, y en la era de Trump, sólo puede empeorar.

Esto ha sido un reto durante años (registro en la frontera, disputa sobre la revelación de contraseña forzada…), pero la atmósfera se ha vuelto completamente tóxica en las últimas semanas. Además de la infame “prohibición de viajar”, unos días antes de mi partida, las siguientes noticias apuntaban a un aumento en este abuso del gobierno:

Así que, siguiendo un consejo que leí online (HCómo cruzar legalmente una frontera estadounidense (u otra) sin entregar datos y contraseñas) decidí ir a lo seguro:

  • A pesar de que mi portátil está cifrado (al igual que mis copias de seguridad), por primera vez en años, viajé sin portátil. Si bien fue una experiencia bastante liberadora, también hizo que mi trabajo fuera mucho más difícil y menos productivo.
  • Llevé un “teléfono desechable”, completamente borrado, restablecido a los valores predeterminados de fábrica, y con una tarjeta SIM vacía. El plan era comprar un nuevo teléfono una vez que pasase por la frontera (lo que hice), y reinstalar todas mis aplicaciones y tener acceso a todos mis servicios habituales. Pero tenía que llevar esa SIM conmigo porque mis clientes y proveedores contaban con poder contactarme a través de ese número.

Incluso después de todas esas precauciones, y con “nada que perder“, estaba decidido a no dar mi PIN de la SIM aunque me lo solicitase. Incluso si significaba la denegación de entrada, deportación o detención. ¿Por qué? Porque realmente hay algo que perder: mi privacidad, tu privacidad. Como ciudadanos (incluso los visitantes) e individuos, nos debemos a nosotros mismos y a nuestros conciudadanos y visitantes trazar una línea, una línea con la que la mayoría de nosotros estamos de acuerdo (y está expresada en la Constitución y la práctica común), y defenderla por encima y más allá de nuestras circunstancias personales.

Cuando se trata de “valores”, no acepto un enfoque simplista utilitarista e individualista. Somos una sociedad, formamos y somos formados por la cultura, y debemos intentar avanzar una civilización. Nuestra sociedad, cultura y civilización. Nuestras creencias.

¿Quienes somos “nosotros”? ¿Qué es “nuestro”? Me identifico con los pensadores libres, la ciencia, la libertad, la justicia, la igualdad … y son valores compartidos por la mayoría de la gente en el mundo. Los Estados Unidos los han convertido en “palabras bandera”, y los han exhibido con orgullo en todas partes, desde himnos hasta carteles, desde banderas hasta excusas para invadir países y matar a personas sin siquiera un juicio. Dicen que están dispuestos a morir por ellos, y definitivamente han matado por ellos…

Entonces, ¿qué pasó en la frontera?

El agente del DHS me hizo las preguntas habituales, y legítimas, (duración de la estancia, motivo de la visita, etc.), y luego me dijo: Déjame ver tu portátil.

Era el momento que tanto temía y esperaba. Le respondí: Lo dejé en casa, para que no pudieras ponerle las manos encima.

Su respuesta fue una indicación de que mis precauciones se están generalizando: Y has borrado tu teléfono a los valores predeterminados de fábrica, ¿verdad?

Con una sonrisa en mi cara que podía (pero no quería) disimular, le respondí: Por supuesto.

Con una inclinación de cabeza silenciosa, me dejó pasar.

En la feria me recordaron cómo llegamos a ese punto. Para los que no lo saben, trabajo en la industria de la informática de la salud. La asistencia sanitaria en los Estados Unidos es un ejemplo extremo del daño que puede causar el capitalismo salvaje y la falta de supervisión gubernamental para proteger a los necesitados. Los signos reveladores estaban en todas partes: ejecutivos extremadamente ricos, cabilderos y políticos que daban discursos en el escenario sobre “asistencia sanitaria”, mientras que su país tiene un historial vergonzoso de resultados de salud frente al gasto; falta de diversidad (por ejemplo, en un “desayuno de negocios” con más de 200 asistentes, las únicas personas de color en la sala eran los que sirven la comida); un enfoque absoluto en los beneficios a corto plazo y legalismos, y una ausencia espantosa de foco en los beneficios reales de salud…

Siempre he creído que la tecnología adecuada en manos de las personas enfocadas en hacer el bien, puede cambiar el mundo. Pero debo admitir que subestimé las colosales fuerzas reaccionarias de los miopes grupos de interés económico.

La lucha continúa.

Leave a Reply