Evitando intrusión gubernamental en mi reciente viaje a EE. UU.

Del 18 al 23 de febrero viajé a Orlando, Florida (EE. UU.) por la feria HIMSS. Por mucho que he disfrutado de la magia de los parques de Orlando en el pasado, este ha sido un viaje exclusivamente de negocios. Soy un ciudadano de la UE (España) que vive en el Reino Unido, y tomé un vuelo directo de Londres a Orlando. Recientemente he renovado mi pasaporte y la ESTA, por lo que debería ser capaz de entrar en los EE. UU. sin problema, ¿verdad?. Ese ha sido el caso docenas de veces en el pasado. Pero el presente es diferente.

Cuando solicité la renovación de mi ESTA, noté un nuevo campo en el formulario de solicitud: medios sociales. Era un campo opcional, y obviamente, consistente con mi feroz creencia y defensa de la privacidad, me negué a divulgar tal información. Pero tomé nota: la intrusión del gobierno va en aumento, y en la era de Trump, sólo puede empeorar.

Esto ha sido un reto durante años (registro en la frontera, disputa sobre la revelación de contraseña forzada…), pero la atmósfera se ha vuelto completamente tóxica en las últimas semanas. Además de la infame “prohibición de viajar”, unos días antes de mi partida, las siguientes noticias apuntaban a un aumento en este abuso del gobierno:

Así que, siguiendo un consejo que leí online (HCómo cruzar legalmente una frontera estadounidense (u otra) sin entregar datos y contraseñas) decidí ir a lo seguro:

  • A pesar de que mi portátil está cifrado (al igual que mis copias de seguridad), por primera vez en años, viajé sin portátil. Si bien fue una experiencia bastante liberadora, también hizo que mi trabajo fuera mucho más difícil y menos productivo.
  • Llevé un “teléfono desechable”, completamente borrado, restablecido a los valores predeterminados de fábrica, y con una tarjeta SIM vacía. El plan era comprar un nuevo teléfono una vez que pasase por la frontera (lo que hice), y reinstalar todas mis aplicaciones y tener acceso a todos mis servicios habituales. Pero tenía que llevar esa SIM conmigo porque mis clientes y proveedores contaban con poder contactarme a través de ese número.

Incluso después de todas esas precauciones, y con “nada que perder“, estaba decidido a no dar mi PIN de la SIM aunque me lo solicitase. Incluso si significaba la denegación de entrada, deportación o detención. ¿Por qué? Porque realmente hay algo que perder: mi privacidad, tu privacidad. Como ciudadanos (incluso los visitantes) e individuos, nos debemos a nosotros mismos y a nuestros conciudadanos y visitantes trazar una línea, una línea con la que la mayoría de nosotros estamos de acuerdo (y está expresada en la Constitución y la práctica común), y defenderla por encima y más allá de nuestras circunstancias personales.

Cuando se trata de “valores”, no acepto un enfoque simplista utilitarista e individualista. Somos una sociedad, formamos y somos formados por la cultura, y debemos intentar avanzar una civilización. Nuestra sociedad, cultura y civilización. Nuestras creencias.

¿Quienes somos “nosotros”? ¿Qué es “nuestro”? Me identifico con los pensadores libres, la ciencia, la libertad, la justicia, la igualdad … y son valores compartidos por la mayoría de la gente en el mundo. Los Estados Unidos los han convertido en “palabras bandera”, y los han exhibido con orgullo en todas partes, desde himnos hasta carteles, desde banderas hasta excusas para invadir países y matar a personas sin siquiera un juicio. Dicen que están dispuestos a morir por ellos, y definitivamente han matado por ellos…

Entonces, ¿qué pasó en la frontera?

El agente del DHS me hizo las preguntas habituales, y legítimas, (duración de la estancia, motivo de la visita, etc.), y luego me dijo: Déjame ver tu portátil.

Era el momento que tanto temía y esperaba. Le respondí: Lo dejé en casa, para que no pudieras ponerle las manos encima.

Su respuesta fue una indicación de que mis precauciones se están generalizando: Y has borrado tu teléfono a los valores predeterminados de fábrica, ¿verdad?

Con una sonrisa en mi cara que podía (pero no quería) disimular, le respondí: Por supuesto.

Con una inclinación de cabeza silenciosa, me dejó pasar.

En la feria me recordaron cómo llegamos a ese punto. Para los que no lo saben, trabajo en la industria de la informática de la salud. La asistencia sanitaria en los Estados Unidos es un ejemplo extremo del daño que puede causar el capitalismo salvaje y la falta de supervisión gubernamental para proteger a los necesitados. Los signos reveladores estaban en todas partes: ejecutivos extremadamente ricos, cabilderos y políticos que daban discursos en el escenario sobre “asistencia sanitaria”, mientras que su país tiene un historial vergonzoso de resultados de salud frente al gasto; falta de diversidad (por ejemplo, en un “desayuno de negocios” con más de 200 asistentes, las únicas personas de color en la sala eran los que sirven la comida); un enfoque absoluto en los beneficios a corto plazo y legalismos, y una ausencia espantosa de foco en los beneficios reales de salud…

Siempre he creído que la tecnología adecuada en manos de las personas enfocadas en hacer el bien, puede cambiar el mundo. Pero debo admitir que subestimé las colosales fuerzas reaccionarias de los miopes grupos de interés económico.

La lucha continúa.

Esta Revolución necesita una Revolución

Ayer fui con mi mujer y mi hijo a la exposiciónYou Say You Want a Revolution? Records and Rebels 1966-1970 del museo Victoria & Albert. El objetivo de la exposición estaba claro:

¿Cómo han cambiado las revoluciones terminadas e inacabadas de finales de la década de 1960 la forma en que vivimos hoy y pensamos en el futuro?

Tenía muchas ganas de visitar la exposición. Es tan oportuna, y tan necesaria, pensé.

Después de visitarla, salí enfurecido. ¿Por qué? Después de todo, está muy bien “construida”, llena de artefactos e información, con un sofisticado sistema de audio, y estéticamente arreglada y orquestada.

ORGANIZED

Más importante toavía, no parecía un intento nostálgico de regurgitar viejos lemas revolucionarios.

Lo que me enfureció fue lo ‘aplacada’ que parecía toda la colección. Cómo todos esos esfuerzos y sacrificios, cómo toda esa energía y sufrimiento de los revolucionarios del pasado, ha sido asimilado por el sistema.

Desde las consignas ® Registradas a los letreros “prohibido fotografiar” en la entrada (a los que yo, POR SUPUESTO, no hice ni caso):

® slogan!

A los textos denunciando poderosas corporaciones y estados que controlan los medios de comunicación occidentales, dificultando la difusión de opiniones alternativas. ¡¡¿¿No me digas??!! ¿Qué tal si añadimos “incluso museos”?

You don't say??!!

Por supuesto, todo rezumaba de un sabor aguado y diluído, “listo para que las masas lo consuman” (a más de £ 17 o € 20 por entrada). No sólo debido a la gran tienda dedicada a la exposición (“Salga a través de la tienda” como Banksy brillantemente destacó), donde muchos objetos atractivos estaban a la venta para nostálgicos y revolucionarios de boquilla.

Interesting mash up poster

Sino también por el tono paternalista de toda la exposición, aislando quirúrgicamente las cuestiones (identidad, sexualidad, paz, música, moda…), incluso (correctamente) incluyendo el nuevo sustituto teológico totémico contemporáneo: la tecnología.

Origins of Personal Computers

Me alegró y enhorgulleció contarle a mi hijo que su abuela estuvo en París lanzando adoquines a la policía en las revueltas estudiantiles de 1969; que su abuelo me llevó, cuando era niño, a ver una obra de teatro prohibida durante la transición democrática española, temiendo la represión de la policía secreta (los grises); que participé de pequeño en debates con adultos sobre anarquismo y comunismo, cuando ambos estaban proscritos en España; y que he participado en algunas de las revoluciones y protestas que se produjeron en las décadas posteriores.

No estoy enojado porque hayan tomado “mis” revoluciones y las hayan reenvasado para facilitar su digestión acomodando a las masas. Eso era previsible, y un resultado obvio del imperio reinante del capitalismo consumista.

Ni siquiera nostalgicamente me niego a aceptar que los tiempos hayan cambiado.

Lo que realmente me molestó y me enojó fue la falta de referencia a un presente combativo, a la continuación de la lucha.

El hecho de que mostraran, al final de la exposición “Cómo han cambiado las formas de vida de hoy las revoluciones terminadas e inacabadas de finales de los años 1960”, pero completamente excluyeran “y pensemos en el futuro” es lo que me enfureció. Particularmente siendo Trump presidente en los EE. UU., May PM en GB, el PP en el poder en España, la extrema derecha avanzando en Francia …

Tenemos que recordar que la lucha no ha terminado, que el fascismo no sólo está regresando (que es lo que siempre ha hecho), sino que es más fuerte y poderoso que nunca. Nosotros, todos nosotros, y las instituciones que nos sirven, incluidos los museos, tenemos el deber de promover un debate reflexivo en torno a la ética y los valores, y protestar y luchar ferozmente por la autoorganización, la unidad y la colaboración. Nos lo debemos a nosotros mismos, se lo debemos a los que lucharon por nosotros en el pasado, se lo debemos a los que vendrán después de nosotros.

Si la burguesía urbana quiere ser la primera en caer de nuevo bajo la bota de los opresores, que así sea. Si los proto y pseudo-intelectuales se auto-engañan pensando que nuestras democracias e instituciones nos salvarán de demagogos autoritarios, megalómanos fascistas y nuestra propia búsqueda ciega del consumismo sin fin, que así sea. Mientras tanto, estaré enseñando a mis hijos sobre la lucha y participando de la manera más inteligente y efectiva que pueda.

Entrevista para la exposición de arte que he organizado y que actualmente se muestra en Kaunas, Lituania

Jorge Cortell, curador de arte, entrevistado por Airida Rekštytė el 4 de noviembre de 2016

Quiero hacerle las siguientes preguntas sobre la idea de la exposición; creo que de acuerdo con su profunda formación teórica (sic), no le será difícil de exponer brevemente sus intenciones al organizar este evento. Tenemos un círculo mimado y exigente de visitantes y espectadores, así que necesitamos darles un poco más sobre la concepción principal:

¿Cuándo se le ocurrió la idea de hacer esta exposición y qué la inspiró?
He pasado años como activista defendiendo el software libre y la privacidad en línea, y oponiéndome a la censura.
Durante una cena con el director de un evento que se centra en esos temas (el Internet Freedom Festival, también conocido como Circumvention Festival https://internetfreedomfestival.org/), le comenté que sería un buen reto tratar de transmitir los principales mensajes de los temas del Festival en una exposición de arte. Y él dijo, ¡hagámoslo!

¿Cuál es tu relación personal con Internet y sus posibilidades, has encontrado limites a tu libertad? ¿Crees que esto es un problema en los países democráticos?
He sido un usuario temprano de tecnologías desde que puedo recordar, y la mayor parte de mis empresas son o han sido basadas en tecnología.
La libertad de Internet está bajo constante amenaza, no sólo en las sociedades antidemocráticas, sino también por gobiernos democráticos y sus organizaciones de “inteligencia” en todo el mundo. El ejemplo principal es todo lo que hemos aprendido acerca de que el gobierno de los Estados Unidos y la NSA espían no sólo a sus ciudadanos, sino también a otros países (sus aliados) gracias a Edward Snowden.

En el espacio de Internet usted declara que está en oposición al concepto de Propiedad Intelectual. ¿Cómo describirías tu actitud? ¿En qué sentido sus opiniones afectan a esta exposición?
Yo solía dar clases y conferencias sobre “Propiedad Intelectual” (como Profesor Extrauniversitario en España y como Profesor Visitante en 60 universidades), y mis conferencias duraban horas, así que trataré de condensar todo eso en algunos párrafos 😉
La “propiedad” intelectual está equivocada tanto a nivel conceptual como práctico.
Desde un nivel conceptual, es un oxímoron, pues “intelectual” no puede ser “propiedad”, ya que toda actividad intelectual emana y se alimenta de actividades intelectuales previas. Es cultura y comunicación. No puede ser “cercado”, y “empaquetado”. Es tan absurdo como decir “mi hijo” o “mi vecino” es “mío” (como posesión). Al igual que las sociedades contemporáneas rechazan la noción de esclavitud, debemos rechazar la noción de “propiedad intelectual”.
Del mismo modo, desde un nivel práctico no podemos ni debemos confiar en un “monopolio temporal” como forma de incentivar la creación de obras artísticas y / o intelectuales. Tanto el “temporal” (término que se está incrementando constantemente y ahora está por encima de cualquier cosa remotamente razonable) como el “monopolio” (que ha demostrado ser contraproducente para la sociedad y la economía) están profundamente equivocados y son defectuosos.
¿Significa eso que los “creadores de contenidos” y los “artistas” y los “autores” no deberían recibir una compensación monetaria por sus esfuerzos? No necesariamente. Lo que significa es que los métodos actuales para tratar de lograrlo sólo crean escasez artificial y la restricción de la libertad y la cultura.

Creo que, detrás de cada obra hay una historia y una razón por la que está en esta exposición. Sería interesante conocer sus motivaciones, pero tal vez le llevaría demasiado tiempo responder. Me gustaría preguntarle sobre Patricija Gilyte puesto que ella tiene muchos seguidores aquí y esta pregunta ocurrirá. ¿Cuál fue su motivación para elegirla? ¿Cómo la relacionaría con su tema?
La primera vez que vi su trabajo fue en una feria de arte en Londres, y automáticamente supe que tenía que ser parte de esta exposición. Sé que una artista y su trabajo es realmente especial cuando quiero escribir un libro sobre ello.
“TRI_GALAXIAN L4116” en particular es excepcionalmente exquisito. Tiene un equilibrio, un ritmo y todo un flujo que pide ser traducido a la narrativa, a la danza, a cualquier otra forma, para que pueda tomar vida propia.
A nivel superficial te hace preguntarte, intriga al espectador, y abre posibilidades en cuanto a qué es lo que estás presenciando, mientras lo disfrutas. Y creo que es esa mezcla de maravilla y placer lo que realmente me atrajo a su obra.
Veo “TRI_GALAXIAN L4116” como la Diversidad intangible y etérea tomando forma corpórea.
La Diversidad es un tema cultural muy debatido. Hablemos del lugar de trabajo o demográficamente. Pero se refiere a mucho más que eso. Y quería una obra de arte que llevara la conversación más allá de las limitaciones actuales del discurso de “Diversidad”.

¿Qué obra de arte es su favorita y representa mejor la idea de la exposición?
Tengo un enfoque muy racional sistémico tanto a la ética como a la estética. Por eso, me niego a restringirme a menos que sea absolutamente necesario. Así que no he pensado en “un favorito”. Pero si me viese forzado a seleccionar uno, tendría que considerarlo desde diferentes puntos de vista:

– Concepto: “Juego” de Mery. Tiene el poder subversivo de la tecnología escondida bajo una pintura aparentemente tradicional.
– Artista: Claudio Zirotti. Realmente me gusta cómo ha ido, durante décadas, explorando continuamente nuevos lugares artísticos, negándose a limitarse a un solo medio, estilo o mensaje.
– Estética: “TRI_GALAXIAN L4116” de Patricija Gilyte. Es absolutamente fascinante y grácil. Es el tipo de trabajo del que te enamoras.
– Historia: “Emperador de la Jungla” por Osamu Tezuka. La historia detrás de la controversia (el plagio de Disney en “El Rey León”) es una fascinante historia de inspiración, traición, agresión. Eventualmente la Historia pone a todos en su lugar.
– Playfulness: “[Fake] Banksy” de Dave Cicirelly. Es un juego recursivo sobre el juego de Banksy.

Montando mi primera exposición de arte

El fin de semana de 27-28 de febrero monté mi primera exposición de arte como Curador Independiente de Arte Internacional.

En colaboración con el Internet Freedom Festival que se celebra en Las Naves (Valencia) del 2 al 6 de marzo, Net Freedom Art Show es una exposición de arte contemporáneo internacional, itinerante, colectiva y multidisciplinar. Tras su debut en Valencia, viajará a galerías de Nueva York, Londres, Santiago de Chile, y Kaunas.

En esta exposición he reunido obras del colombiano Carlos Motta, el polaco Pawel Althamer, el japonés Osamu Tezuka, el norteamericano Dave Cicirelli, la lituana Patricija Gilyte, el italiano Claudio Zirotti, la española Mery, y la búlgara Paulina Vassileva.

La mayor parte de las obras proceden de colecciones privadas, adquiridas en museos como el Guggenheim o el New Museum de Nueva York. Otras han sido cedidas por los artistas, tras haber sido exhibidas en lugares como la Tate Modern de Londres, MoMA de Nueva York, o Art Basel.

Con esta provocativa, irreverente, y atípica exposición pretendo provocar una reflexión sobre algunos de los puntos focales de la lucha por la libertad en internet, como son Comunidad, Género, Diversidad, Medios, Tecnología, Buenas Prácticas, Diseño y Política. En este sentido todas las obras integran múltiples mensajes, incluso el heterogéneo colectivo de artistas seleccionados representa la esencia diversa de internet.

Espero que les guste.

La Marcha del Millón de Máscaras

El jueves, de regreso de una reunion de trabajo, me eonctré con la Marcha del Millón de Máscaras. Aunque asumo que estoy de acuerdo con la mayoría de sus demandas anti-sistema (la verdad es que no me he preocupando en leerlas), creo que su elección de Guy Fawkes como “icono”, aunque sea gráfico como propone el cómic/la película “V de Vendetta”, es muy estúpido. Leed lo que esa figura histórica tenía en mente y decidid vosotros mismos.

Otra cosa que me sorprendió es el sensacionalismo medi´ático, la paranioa gubernamental y sus exagerada reacción, y la típica demostración de fuerza del “aparato oficial”, incluyendo gran número de policías, vehículos policiales, incluso proyecciones  laser sobre fachadas de edificios públicos, como el mensaje que proyectaron sobre la fachada de la National Gallery sobre la obligación de obedecer a la solicitud policial de quitarse las máscaras, y diciendo:

“Failure to comply (sic; do decía “failure to do so”) is an offence”

Mi charla en el Circumvention Tech Festival, 4 de marzo

Este invierno pasado me reuní con Sandy y James de Open ITP en Nueva York, y Pepe de Valencia. Estaban organizando el Circumvention Tech Festival que se celebró en Las Naves, Valencia (España) del 1-6 marzo.

Me invitaron a dar una charla, que finalmente fue programada para el 4 de marzo a las 15:00. La titulé “Cuando privacidad no significa lo mismo para ti que para mí”. La idea es que se generara un debate, exponer los puntos de vista de otras personas, en lugar de ser un discurso unidireccional.

Mi charla fue una de las muchas reuniones, charlas, talleres y debates que James, Sandy y todo el equipo organizaron. iRex, Tor, Partido Pirata, Censorship.no, Ooni, Xnet, Alkasir, ASL19 … Terminó siendo uno de los eventos más impresionantes de este tipo al que he asistido, con activistas y periodistas de todo el mundo compartiendo sus experiencias y proyectos con la comunidad.

La última noche di una fiesta para todos los que quisieron asistir en las oficinas de Kanteron en Valencia. Nos divertimos 🙂

¡Ya tengo ganas de que llegue la edición del próximo año!

Evento de Bitcoin – block chain en Nueva York

El lunes 9 de febrero fui a un evento de Bitcoin – Blockchain con mi mujer en el bufet de abogados Latham & Watkins de Nueva York, organizado por Hedgeable.

IMG_20150209_194420

Más de 100 fans de bitcoin, inversores, periodistas, abogados, y emprendedores haciendo networking, con comida y bebida, demos por parte de:

y una mesa redonda con expertos en innovación Bitcoin:

Ya que me había puesto a investigar el tema del uso de tecnología block chain para sanidad, fue un evento bastante útil. Aunque pasear por Manhattan a -20ºC no es precisamente agradable 😉

Mi nuevo teléfono OnePlus One es una pasada

Acabo de comprar un teléfono OnePlus One, y he estado usándolo durante un par de días. Déjame decirte: es una PASADA.

Si nunca has oído hablar de la empresa, no te preocupes, no estás solo. Pero definitivamente échale un vistazo, sus teléfonos son de una muy alta calidad, altas especificaciones y precios bajos (el mío, libre, me ha costado $349). “Sin trampa ni cartón”:

  • Qualcomm© Snapdragon™ 801 processor with 2.5GHz Quad-core CPUs
  • Adreno 330 GPU, 578MHz
  • 64 GB eMMC 5.0
  • 3 GB LP-DDR3 RAM, 1866MHz
  • global 4G LTE
  • NFC5.5″ 1080p display
  • 13 megapixel 6 lens camera
  • Tri-microphone with noise cancellation

Me decidí a comprar uno de estos porque mi Samsung Galaxy S II se estaba haciendo viejo, y quería pasar del Android por defecto, lleno de bloatware de mi compañía telefónica, a un Cyanogen mod (S11) más abierto y libre, el cual también me permitirá experimentar con criptografía celular avanzada.

La compra de uno de estos teléfonos no es tan fácil. Supongo que quieren controlar la enorme demanda que están experimentando. Pero me dieron una invitación, así que decidí utilizarla 😉

Al recibir el paquete sentí algo que no había sentido desde el primer iPhone: como un fan-boy. Lo siento Apple, perdiste tu toque hace mucho tiempo, y muchos de nosotros simplemente despreciamos cómo no te preocupas por los derechos y las libertades de los usuarios.

OnePlus ha puesto mucho cuidado en cada detalle. Y después de un par de días de pasar demasiado tiempo usando el teléfono (¿quién podría evitarlo?)dDebo decir que ¡incluso la duración de la batería es increíble!

¡IMPRESIONANTE TRABAJO, chicos de OnePlus!

The key to the use of cloud in healthcare

En una sola palabra: seguridad.

No hay duda acerca de las ventajas de la nube: fácil colaboración, escalabilidad, ubicuidad, sincronización, ahorro de costes (21 % de promedio, de acuerdo con AFCOM 2011, el 40 % de acuerdo a nuestros propios clientes), despliegue rápido, etc.

Tampoco hay duda sobre la necesidad de avanzar hacia la nube en la asistencia sanitaria: según Enterprise Strategy Group , en 2015 se generarán un promedio de 665TB de datos por hospital . Y la razón número uno del tamaño de los datos es el PACS (Picture Archiving and Communication System), sistemas de imágenes médicas. Además, a medida que los datos digitales de patología y genética ( – ómica), que comienzan a ser habituales, empiecen a crecer, ese número podría multiplicarse fácilmente por dos o tres. Ya tenemos clientes que generan más de un petabyte ( 1.000 terabytes , o un cuatrillón de bytes) de datos por año.

Nuestras soluciones ayudan a almacenar y administrar todos esos datos. Pero con más de 425.000 proveedores de telemedicina en los EE. UU. solamente (de acuerdo a datos de la BCC) , se necesitan cada vez más datos para compartir. Sin embargo, no todos los hospitales tienen la capacidad ni los recursos para hacerlo. Así que la nube es la solución perfecta.

Con la constante caída de precios de las telecomunicaciones y el aumento de ancho de banda, estudio tras estudio y encuesta tras encuesta muestra que el factor número uno de la restricción a la adopción de la nube en la asistencia sanitaria es la “seguridad”.

Requisitos HIPAA y la naturaleza muy sensible y confidencial de los datos de salud son las primeras razones que vienen a la mente. Sin embargo, noticias recientes sobre la Agencia de Seguridad Nacional espiando a ciudadanos sin orden judicial, incluso a través de puertas traseras en los sistemas operativos privativos, con el consentimiento e incluso ayuda de las empresas de software y telecomunicaciones, han aumentado aun más el temor por las violaciones de seguridad de datos.

¿Cómo deberían tratarse las preocupaciones sobre seguridad de los datos? Una vez más, una sola palabra: transparencia.

La nube no es más o menos segura que el teléfono móvil, el ordenador, el sistema operativo o las aplicaciones. Cuanto más se busca la facilidad de uso, velocidad y comodidad, más subimos en las capas de abstracción, separándonos del conocimiento profundo del funcionamiento interno de las herramientas que usamos a diario.

Si queremos un control completo y seguridad, tenemos que tener conocimiento de los bloques de construcción (núcleo del sistema operativo, electrónica, etc.) Pero, ¿quién tiene tiempo para eso?

La única solución para superar el miedo es la confianza. Y la única manera de confiar con seguridad es a través del conocimiento. Pero el conocimiento sólo es posible cuando hay transparencia.

Así que solicite a sus proveedores de nube que sean transparentes acerca de sus sistemas, políticas, protocolos, formatos, etc. También asegúrese de que utilicen software de código abierto y/o libre actualizado de extremo a extremo. Y añada tantas capas adicionales como sea posible, manteniendo la manejabilidad (cifrado, auditoría, registro, etc.)